Mostrando entradas con la etiqueta Mahmoud Darwish. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Mahmoud Darwish. Mostrar todas las entradas

miércoles, 31 de mayo de 2017

El amor..., Mahmoud Darwish









El amor, como el significado, está afuera en un camino abierto, pero como la poesía, es complicado. Debido a sus varias estaciones, exige talento, aguante y formulación habilidosa. No basta con amar, porque amar es uno de los actos de magia de la naturaleza, como la lluvia o el trueno. Te saca de ti mismo para llevarte a la órbita del otro y luego tienes que arreglártelas por ti mismo. No basta con amar, tienes que saber cómo amar. ¿Sabes cómo? No puedes responder, porque no puedes volver a vivir los estados de éxtasis que te sacudieron y te desparramaron por la aventura de las lilas, que te electrificaron y te torturaron con el ardiente sabor a miel. No puedes recordar las formas más animadas y dulces de la muerte; cuando tu “yo” te dejó por tu mujer, y te encontraste a ti mismo, fresco como fruta madura, en ella.

Mahmoud Darwish

sábado, 2 de enero de 2016

Fragmento " En esta tierra " de Poemas Políticos , Mahmoud Darwish








" En esta tierra hay algo que merece vivir: en esta tierra está la señora de la tierra, la madre de los preludios y de los epílogos. Se llamaba Palestina. Se sigue llamando Palestina. Señora : Yo merezco porque tú eres mi dama, yo merezco vivir "

Mahmoud Darwish, poeta palestino

jueves, 12 de agosto de 2010

Mahmoud Darwish



“Llegué a pensar que la poesía podía cambiarlo todo, que podía cambiar la historia y podía humanizarnos, y todavía creo que esa ilusión es necesaria para impulsar a los poetas para creer en el futuro de la humanidad, pero hoy sólo creo que la poesía puede cambiar la poesía”. Quien así amargamente se expresa es el poeta palestino Mahmoud Darwish. Murió en 2008 y está considerado uno de los grandes poetas de Palestina.Uno de sus hijos predilectos y un luchador por la liberación de su pueblo y por que todos los hombres puedan ser libres y felices. Obras traducidas al español:"Menos rosas", "El fénix mortal" (2000), "Estado de sitio"(2002) ,"El lecho de una extraña" o "Memorias del olvido".Nacido en familia sunnita,en una aldea destruida por los israelíes cuando él tenía seis años, vivió la mayor parte de su vida en el exilio, y hace apenas cuatro años fue autorizado a retornar a Ramallah, donde quedó confinado, sin pasaporte ni autorización para viajar. Sus poemas fueron un estandarte durante la revolución de las piedras (Intifada) y también ganaron el reconocimiento de la izquierda israelí.


Señores es un placer para mí presentar las poesías de este gran poeta

A Mi Madre

Añoro el pan de mi madre,

El café de mi madre,

Las caricias de mi madre,

Día a día,

La infancia crece en mí

Y deseo vivir porque

Si muero, sentiré

Vergüenza de las lágrimas de mi madre,

Si algún día regreso, tórname en

Adorno de tus pestañas,

Cubre mis huesos con hierba

Purificada con el agua bendita de tus tobillos

Y átame con un mechón de tu cabello

O con un hilo del borde de tu vestido…

Tal vez me convierta en un dios,

Sí, en un dios,

Si logro tocar el fondo de tu corazón

Si regreso. Tórname en

Leña de tu fuego encendido

O en cuerda de tender en la azotea de tu casa

Porque no puedo sostenerme

Sin tu oración cotidiana.

He envejecido. Devuélveme las estrellas de la infancia

Para que pueda emprender

Con los pájaros pequeños

El camino de regreso

Al nido donde tú aguardas


TENEMOS DERECHO A AMAR EL OTOÑO


Tenemos derecho a amar el final de este otoño y a preguntarle:

¿Hay espacio en el campo para un otoño nuevo, mientras tendemos sobre él nuestros cuerpos carbonizados?

Un otoño que abate sus hojas de oro. ¡Ah, si fuéramos hojas de higuera, hierba abandonada

para revelar la diferencia entre las estaciones! ¡Ah, si no nos hubiéramos despedido del sur de los ojos para preguntar

lo que preguntaron nuestros padres cuando se lanzaron sobre las puntas de las lanzas! Tal vez la poesía y la plegaria se apiadaran de nosotros.

Tenemos derecho a enjugar la noche de las mujeres hermosas, a hablar de lo que

acorta la noche de dos extraños esperando la llegada del norte a la brújula.

Otoño. Tenemos derecho a aspirar el perfume de este otoño y pedirle a la noche un sueño.

¿Puede enfermar un sueño como los soñadores? Otoño, otoño. ¿Puede nacer un pueblo sobre una guillotina?

Tenemos derecho a morir como queramos, para que la tierra pueda ocultarse en una espiga.

El ÚLTIMO TREN SE HA PARADO
El último tren se ha parado en el último andén, y nadie

salva a las rosas. Ninguna paloma se posa en una mujer de palabras.

El tiempo se ha acabado. El poema no puede más que la espuma.

No creas a nuestros trenes, amor, no esperes a nadie en la muchedumbre.

El último tren se ha parado en el último andén, y nadie

puede retornar a los narcisos rezagados en los espejos de la penumbra.

¿Dónde dejaré mi última descripción del cuerpo que en mí habita?

Todo ha terminado. ¿Dónde está lo que ha terminado? ¿Dónde vaciaré el país que en mí habita?

No creas a nuestros trenes, amor, las últimas palomas han volado, han volado,

y el último tren se ha parado en el último andén... y no hay nadie.


Sus poesías son el testimonio de un hombre excepcional. Sin lugar a dudas.La mayor parte de su obra la escribió en árabe clásico. Ingresó al Partido Comunista Israelí y publicó su primer libro de poemas "Asafir Bila ajniha", cuando tenía diecinueve años.
" Escribe que soy árabe..." dice Mahmoud Darwish y a esta altura quien pueda dudar de eso.