domingo, 10 de diciembre de 2017

Pásame otro cigarrillo..., Rafael Chaparro Madiedo











"Entró con mucho amor, descalabro, café negro, pásame un cigarrillo, esto es solo para ti, esta musiquita es sólo para ti, no importa si no te has bañado, ven para acá, te tengo, no cierres la ventana, pero por favor no llores, te juro que estaré junto a ti cuando llegue la lluvia de noviembre, ven para acá, ven a mis babas, anoche no pude dormir, eres sensacional, déjame meter mis dientes en tus dientes, déjame tumbar todas tus palabras, las quiero manosear, quiero restregar mi cuerpo en cada una de tus palabras, en tu nombre, en las axilas, pero por favor sigue, no soporto más el día, mira esos perros allá cerca de los árboles, no cierres la ventana, pásame otro cigarrillo, háblame cerca del oído, quiero que tus palabras se metan por toda mi sangre, háblame de lo que más te gusta, de tu jabón preferido, de tus blusas vaporosas, de tus pantalones que huelen a días molidos, ven para acá, te tengo, ábrete un botón y luego otro, y otro, y háblame de tu amor, descalabro, angustia, café negro, ven para acá, te tengo, no cierres tu ventana, pocillo, vaso".


Rafael Chaparro Madiedo

viernes, 8 de diciembre de 2017

Para navegar







Colocamos las manos en las fotos para taparnos

el espejo es líquido
el ayer es un trasatlántico en fiesta
una incoherencia
que nos dejó desnudos y muertos de frío
sobre la orilla del mar.


Mírame desde tu corazón
no desde el pasillo de la habitación
donde reina el frío,
quitate la máscara
sólo he pasado por acá
a tomarme un té.



Cuasi eternidad
quiero hacer de ti
una canción,
atravesar el mundo
con mi sonrisa de gato de Chesire.

La poesía es encrucijada
necesito encontrar las velas correctas
para navegar.


Mónica Pedraza

El corazón a mil









El corazón a mil


Hay un murmullo que no cesa de estallar
hay un juego que nos vuelve Verdad,
no paremos de jugar.


Tenemos ardor en el cuerpo,
el lenguaje corporal es como la Biblia
no nos deja de hablar...

Ya se fueron los años
pero vienen otros
dale a tu intensidad un sueño
que no pare de latir.

Seremos presos del instante
ciudadanos del vértigo
dame tu corazón a mil,
tu sexo, tu sudor,
dame un beso
que no pueda olvidar.


Resignarse,
nunca pudimos,
fue un intento mil intentos vanos
Nunca pudimos.

Mónica Pedraza

Riverside - The Curtain Falls