lunes, 16 de julio de 2018

Francesca Woodman





























Francesca Woodman es una de mis fotógrafas preferidas. Todo fotógrafo tiene un recorte del mundo, de lo que ve. Y la edición del mundo que hace Woodman a mí me genera sólo belleza y creatividad.


Francesca Woodman nació en Denver, Colorado un 3 de abril de 1958. De Aries, signo maravilloso si los hay. Creció en una familia creativa también por lo que no podía ser sino otra artista más.



Pura poesía sus fotografías donde explora su relación con el espacio. Formas fantasmales y en fuga circulan en su obra. Espejos, puertas, escondrijos, sillas todo servía para mostrarse y para difuminarse. Borrón y fotografía del alma. Dotadas a la vez de lo angelical y de lo sensual, sus fotografías sorprenden porque era muy joven.


Aérea, materia,fugacidad de la materia,escondite de qué ?.Tal vez las fotografías donde se presenta más corpórea es donde es menos ella. Ya que por toda su obra vemos esa tendencia a no ser, a estar fragmentada, sin rostro muchas veces. Tal vez su objetivo era evocar no representar . Lo visceral se aúna con lo urgente. Como si supiera que no iba a vivir mucho.Mucho simbolismo, romanticismo y surrealismo. Imágenes que surgen de algún sueño, soñamos o es ésta la plena realidad. Disociación, armonía y pluralidad de vínculos para ir descifrando e interpretando con respeto y amor por la artista.



Luz y misterio. Lo gótico y lo erótico. Le gustaba lo dark y lo usaba para su obra. Hay que decir y lamentar profundamente su partida tan pronta. Cuánto podría haber dado esta enorme fotógrafa al arte y sus seguidores. Cuánta belleza que se quedó en su gesto suicida.


Selfie o ant selfie su obra es profundamente pertubadora, de una originalidad que te conmueve y te saca de la pasividad y te invita a la contemplación activa de un mundo pleno de belleza y misterio.



Influencias: Max Klinger, Duane Michals en su obra. Y Nan Goldín y Cindy Sherman bebeieron de la obra de Woodman.



Murió a los 22 años. Se suicidó debido a una fuerte depresión.



Umbral, poesía de Susana March














Umbral




Cándidamente azul. Aún no he nacido.
Ciñe el aire mis muslos. Soy de aire.
El mar me sabe. Sal, vela y espuma.
dibujan mi contorno en el paisaje.

Me traspasa la luz. No me conozco.
Soy apenas un soplo de la tarde.
El sexo yace en paz, el alma duerme,
no tengo voz y Dios está distante.

Navego por los cielos castamente
con las alas al viento como un ángel.
Pequeña llama, apenas un chispazo.
mi corazón no existe, pero arde.


Susana March

Mientras tanto














El artificio del mundo
que no encuentra sujeción en los corazones libres.



Mientras tanto
deja devorarte por la noche más temible,
la de la falsificación.


Enhorabuena debemos festejar el simulacro
donde quedamos estacados,
permeabilizados, oscurecidos...



¿ Qué queríamos al fin ?
si ésto es lo que hemos pedido
ansiado
y consentido.



Vórtice del dolor
figuras espinas bífidas
luces mortecinas
desvarío


Lo plano de las pantallas
la belleza en éxtasis
no nos genera una serenidad
ni la ansiada felicidad.



Mientras tanto
deslumbremos
sucumbamos con glamour
histérico.



Mónica Pedraza