Mostrando entradas con la etiqueta poesía. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta poesía. Mostrar todas las entradas

miércoles, 9 de enero de 2019

La certeza... de lo eterno, Chantal Maillard











Que sea eterno o sea nada. Así pienso yo y coincido con Chantal Maillard



IV

HAY GESTOS que no deben realizarse
si no es con la certeza
de que hallarán la forma de lo eterno.

(Sólo así puede andarse
en corazón ajeno).


Chantal Maillard

jueves, 20 de diciembre de 2018

En las noches/hacia el alba..., Poesía de Laureana Cardelino











En las noches
hacia el alba
los vapores se despegan
del agua como un sticker.
Lo que no emerge
lo que no se ve
lo que pasó
lo que sucede ahora
en las profundidades.
Rostros
amigos
peces raros
y duros.
Las corrientes
otros ríos
en una confluencia
para nada visible
Paraná
Uruguay
De la Plata
y el Delta.
Dónde comienza
Dónde termina
Dónde está el mar
Islas en el medio del camino
playas rocosas
playas de barro.
En las profundidades
partes de cosas
se entierran y se olvidan solas.
Las flores
se arrojan al río
como ofrenda.


Laureana Cardelino



Fotografía: Del río Paraná del blog Coudair

lunes, 17 de diciembre de 2018

Yo me desayuno el sonido de un caballo..., José Antonio








"yo me desayuno el sonido de un caballo
su paso hacia la fuente
a beber agua oscura
para seguir un galope
sobre el pasto
yo me desayuno el camino
y la sombra
y el viento
y este temor certero
de muerte que acude
con la calma de un eco cuadrúpedo"

José Antonio, Vuelta y Giro.

ph: travelsofabrokegirl

martes, 11 de diciembre de 2018

Terredad (fragmento), poesía de Eugenio Montejo














Terredad (fragmento)


Estar aquí por años en la tierra,
con las nubes que lleguen, con los pájaros,
suspensos de horas frágiles.
Abordo, casi a la deriva,
más cerca de Saturno, más lejanos,
mientras el sol da vuelta y nos arrastra
y la sangre recorre su profundo universo
más sagrado que todos los astros.


Eugenio Montejo

martes, 4 de diciembre de 2018

Poesía II, Andrée Chedid









POESÍA II


Lo que es más que la palabra

mas la palabra libera

Lo que es perecedero

pero renace tiempo después

Lo que naufraga profusamente

mas sin cesar se construye

Lo que siempre nos sobrepasa

pero de su pasar somos semilla

Lo que es evidencia

mas permanece en suspenso




Andrée Chedid

domingo, 2 de diciembre de 2018

Saint-John Perse del Discurso de aceptación del Premio Nobel 1960





No todo es lógica ni matemáticas ni realidad sino también intuición, poesía, imaginación sueño...Así lo dice a su manera Saint-John Perse "El misterio es común " asevera en su Discurso.








"Y de esa noche original en que andan a tientas dos ciegos de nacimiento, el uno equipado con el instrumental científico, el otro asistido solamente por las fulguraciones de la intuición. ¿Cuál es el que sale a flote más pronto y más cargado de breve fosforescencia? Poco importa la respuesta. El misterio es común. Y la gran aventura del espíritu poético no es inferior en nada a las grandes entradas dramáticas de la ciencia moderna. Algunos astrónomos han podido perder el juicio ante la teoría de un universo en expansión; no hay menos expansión en el infinito moral del hombre: ese universo. Por lejos que la ciencia haga retroceder sus fronteras, en toda la extensión del arco de esas fronteras se oirá correr todavía la jauría cazadora del poeta."



Saint-John Perse del Discurso de aceptación del Premio Nobel 1960

miércoles, 28 de noviembre de 2018

Dedicatoria, Edmond Jabés








Dedicatoria

En el cementerio de Bagneux, departamento del Sena,
descansa mi madre. En el viejo Cairo, en el cementerio
de las arenas, descansa mi padre. En Milán, en la muerta
ciudad de mármol, está sepultada mi hermana.
En Roma, donde, para acogerle, la sombra cavó la tierra,
está enterrado mi hermano. Cuatro tumbas.
Tres países. ¿Conoces las fronteras de la muerte?
Una familia. Dos continentes. Cuatro ciudades.
Tres banderas. Una lengua, la de la nada. Un dolor.
Cuatro miradas en una. Cuatro existencias. Un grito.
Cuatro veces, cien veces, diez mil veces, un grito.
-¿ Y los que no tienen sepultura? , preguntó Reb Azel.
-Todas las sombras del universo, respondió Yukel, son gritos.
(Madre, respondo a la primera llamada de la vida,
a la primera palabra de amor pronunciada
y el mundo tiene tu voz.)


Edmond Jabés

sábado, 24 de noviembre de 2018

Desde las nueve, Constatino Cavafis










Desde las nueve


Doce y media. Rápidamente el tiempo

pasó desde las nueve, cuando encendí mi lámpara

y me senté aquí. Estoy sentado

sin hablar o leer. ¿A quién podría hablar

en la casa desierta?

La imagen de mi cuerpo joven,

cuando encendí mi lámpara a las nueve,

vino a mi encuentro despertando

un perfume de cámaras cerradas

y pasado placer. ¡Qué audaz placer!

También trajo a mis ojos

calles ahora no reconocibles,

lugares de otro tiempo donde la vida ardió,

viejos teatros o cafés difuntos.

La imagen de mi cuerpo joven vino

y me trajo también memorias tristes:

las penas familiares, los adioses,

los sentimientos de los míos,

los sentimientos de los muertos

apenas atendidos.

Doce y media. Cómo pasan las horas.

Doce y media. Cómo pasan los años.



Constantino Cavafis

Versión de José Ángel Valente

Ph:"Penn Station " by Louis Stettner

viernes, 16 de noviembre de 2018

Exilios , poesía de Ida Vitale










Una poesía de la poeta Ida Vitale, ella es de Uruguay. Vitale ganó el Premio Cervantes 2018.




Exilios


…tras tanto acá y allá yendo y viniendo.

Francisco de Aldana



Están aquí y allá: de paso,

en ningún lado.

Cada horizonte: donde un ascua atrae.

Podrían ir hacia cualquier fisura.

No hay brújula ni voces.



Cruzan desiertos que el bravo sol

o que la helada queman

y campos infinitos sin el límite

que los vuelve reales,

que los haría de solidez y pasto.



La mirada se acuesta como un perro,

sin siquiera el recurso de mover una cola.

La mirada se acuesta o retrocede,

se pulveriza por el aire

si nadie la devuelve.

No regresa a la sangre ni alcanza

a quien debiera.



Se disuelve, tan solo.




Ida Vitale


miércoles, 14 de noviembre de 2018

El poeta como pescador, poesía de Lawrence Ferlinghetti









El poeta como pescador


A medida que envejezco
percibo que la vida
tiene la cola en la boca
y otros poetas y otros pintores
ya no encarnan para mí
ningún tipo de competencia
El cielo es el desafío
el cielo
que aún debe ser descifrado
ese alto cielo
ante el que caen agobiados
los astrónomos
con sus grandes orejas electrónicas
ese cielo
que nos susurra constante
los secretos finales del universo
el mismo que respira
hacia adentro hacia afuera
como si fuera el interior de una boca
del cosmos
el mismo cielo
que es el borde de la tierra
y del mar también
el cielo
de voces múltiples y ningún dios
rodeando un océano de sonido
que devuelve ecos
como las olas
que estallan en el murallón
Poemas enteros
diccionarios completos
enrollándose
en la explosión de un trueno
Cada atardecer un cuadro instantáneo
cada nube un libro de sombras
a través de las que vuelan salvajes
las vocales de los pájaros
que llorarán repentinamente
Ese firmamento para el pescador
está despejado
a pesar de las nubes oscuras
Él lo observa
lo estima por lo que es:
el espejo del mar
a punto de precipitarse sobre él
en su bote de madera
al filo del horizonte oscuro
Nosotros lo imaginamos como un poeta
siempre cara a cara con la vieja realidad
donde los pájaros nunca vuelan
antes de la tormenta
No lo dudes
él sabe lo que caerá desde las alturas
antes de que amanezca
él es su propio vigía
en su embarcación
atento al sonido del universo
dando cuenta de las visiones
de la tierra de lo viviente
con su voz poderosa


Lawrence Ferlinghetti

martes, 13 de noviembre de 2018

"Un recuerdo de los Templarios ", poesía (fragmento ) de Enrique Gil y Carrasco











Acá va uno de mis homenajes a estos bravos y honorables caballeros medievales, los Templarios. La que aquí escribe tuvo el honor de estudiar en el Colegio "Instituto Tierra Santa ", de franciscanos. Los franciscanos son los custodios de Tierra Santa, de Jerusalén. Como los Templarios pero ahora los franciscanos en son de paz total (acordaos de la inmensa belleza de alma de San Francisco de Asís) siempre hay una hogaza de pan y una botella de agua para todo peregrino en la bendita tierra de todas las religiones.


Enrique Gil y Carrasco escribe una poesía de admiración hacia estos caballeros de la Orden del temple, éste es un fragmento. Es largo el poema pero emotivo.Está en Internet.




" Un recuerdo de los Templarios " (fragmento)



"Bien estáis en la tumba, los templarios,

porque si abrierais los oscuros ojos,

y otra vez por el mundo solitarios

de la vida arrastraseis los enojos,

tanto el baldón y mengua y desventura

vierais en él, y tanta hipocresía,

que la seca pupila en su amargura

otra vez a la luz se cerraría.

No parece sino que con vosotros

todo el honor y lealtad llevasteis;

no parece sino que con nosotros

todo el oprobio y vanidad dejasteis,

porque en el día irónicos y secos

y menguados arrástranse los hombres

para llenar sus corazones huecos

del oropel mentido de sus nombres.

Pasó la fe y con ella la inocencia,

y el candor que doraba vuestros años;

pasó la dulce flor de la existencia

cual pasa la niñez con sus engaños.

Hoy las ideas de entusiasmo y gloria

ceden el puesto a viles intereses

y crecen en el campo de la historia

sobre la tumba del honor cipreses.


Enrique Gil y Carrasco

martes, 6 de noviembre de 2018

Nube que miras en lo alto del cielo..., Silvina Ocampo







Lecciones de la metamorfosis


Nube que miras en lo alto del cielo
mi condición humana y modificas
las formas de tu cuerpo y de tus caras:
si alguna vez he visto deshacerse
tu cuerpo de caballo o de sirena,
tus ojos y tu pelo cruel de Erinia,
tus vírgenes perdidas con un ángel
entre las sombra de una playa inmensa,
el velero que se hunde en la tormenta
o un frágil ciervo entre las rosas de oro
de un antiguo poniente indescifrable;
si alguna vez he visto desmembrarse
un reino donde no gobierna nadie,
un templo en que quedaron misa rodillas
prosternadas al pie de un muro blanco,
tan blanco que hasta el sol pierde su faz,
sabrás que sos mi lecho cuando duermo,
que tus lecciones de metamorfosis
he querido seguir hasta la muerte
entregándote toda mi esperanza.


Silvina Ocampo

viernes, 2 de noviembre de 2018

Decididamente, estamos fuera del mundo..., Arthur Rimbaud











"Decididamente, estamos fuera del mundo. Ni un solo sonido. Mi tacto desapareció. ¡Ah! mi castillo, mi Sajonia, mi bosque de sauces. Los atardeceres, las mañanas, las noches, los días... ¡Estoy tan cansado!."


Arthur Rimbaud de "Una temporada en el Infierno "

jueves, 25 de octubre de 2018

Quiéreme entera..., poesía de Dulce María Loynaz









Quiéreme entera...



Si me quieres, quiéreme entera,
no por zonas de luz o sombra...
si me quieres, quiéreme negra
y blanca. Y gris, y verde, y rubia,
quiéreme día,
quiéreme noche...
¡Y madrugada en la ventana abierta!

si me quieres, no me recortes:
¡quiéreme toda... o no me quieras!


Dulce María Loynaz


Post ilustrada con la obra de Franz Marc

viernes, 5 de octubre de 2018

Cuando sale la luna..., Federico García Lorca








Cuando sale la luna
se pierden las campanas
y aparecen las sendas
impenetrables.
Cuando sale la luna,
el mar cubre la tierra
y el corazón se siente
isla en el infinito.

Federico García Lorca

jueves, 4 de octubre de 2018

Guárdame en ti, poesía de Raúl Zurita









Guárdame en ti


Amor mío: guárdame entonces en ti
en los torrentes más secretos
que tus ríos levantan
y cuando ya de nosotros
sólo que de algo como una orilla
tenme también en ti
guárdame en ti como la interrogación
de las aguas que se marchan
Y luego: cuando las grandes aves se
derrumben y las nubes nos indiquen
que la vida se nos fue entre los dedos
guárdame todavía en ti
en la brizna de aire que aún ocupe tu voz
dura y remota
como los cauces glaciares en que la primavera desciende.


Raúl Zurita

sábado, 29 de septiembre de 2018

El viajero, poesía de Benjamín Prado












Javier Prado, poeta de Madrid le dedica esta poesía a otro gran poeta, uno de los grandes de la poesía española, Javier Egea. Egea que era muy talentoso como poeta se suicida hace casi una década y he aquí que os traigo estas bellas palabras de Prado lamentando ese trágico final de Egea..




El viajero


para Javier Egea

Te acompañaban siempre los violines.
Tus poemas estaban en ti como los peces
en el fondo de un río.

Eso es lo que vi en ti:
peces en el desierto,
música amenazada.
Te vi hacer bosques y subir montañas,
te vi cavar abismos con tus manos.
No supe dónde ibas.

Te vi buscar la sombra entre la luz,
te vi buscar la muerte entre la vida,
y no pude entenderte.

Yo no sé qué has ganado, pero sé qué has perdido:
tu música,
tus peces,
tus montañas azules.

No puede ser feliz quien entierra un tesoro.
No puede ser feliz
quien envenena el agua de su vida.

De "Un caso sencillo" 1986


Fotografía de Javier Egea

viernes, 21 de septiembre de 2018

Has de saber que eres un campo magnético ..., Gioconda Belli








Has de saber que eres un campo magnético
hacia el que viajarán aullando los clavos herrumbados
y el oxido mortal de todos los naufragios.
Ampara, pero ampárate primero
Guarda las distancias
Constrúyete. Cuidate
Atesora tu poder
Defiéndelo
Hazlo por ti
Te lo pido en nombre de todas nosotras.


Gioconda Belli (Extracto de Consejos para la mujer fuerte)

miércoles, 19 de septiembre de 2018

Bendita sea la ira, poesía de María Wine













Bendita sea la ira


Bendita sea la ira
la pálida ira silenciosa
que tiembla igual que un arco demasiado tenso
o la ira colérica
que grita con voz resonante
y la oscura ira abismal
que retumba en la campana de alarma de la tormenta


Bendita sea la ira
que con su guadaña de luz
despierta al indiferente
y con su fuego
oscurece la sonrisa del tramposo
la ira que desenmascara
al ostentosamente dadivoso
y al que acepta con avidez


Maldita sea la ira
que habla con la lengua del odio
sólo para extender más odio
Huye de esta ira engañosa
como si de una serpiente venenosa huyeras


Pero no huyas de la ira
que embriagada de furor
tropieza con sus palabras
préstale
la oreja redonda de la paciencia
Y tu propia ira contenida
que se retuerce como un sacacorchos
en tu corazón
o susurra como una abeja
encerrada en tu mano:
libérala
reparte contigo mismo
las frutas de tu ira


Bendita sea la ira
que con su discurso brillante
agudiza y se yergue
haciendo huir a la maldad
al igual que las sombras
huyen de la luz-
Bendita sea la ira que lucha
por más vida en la vida
más amor en el amor
más justicia en la justicia.


María Wine

lunes, 17 de septiembre de 2018

No pondrás nombre al fuego, poesía de Chantal Maillard







No pondrás nombre al fuego


No medirás la llama
con palabras dictadas por la tribu,
no pondrás nombre al fuego,
no medirás su alcance.
Todas las llamas son el mismo fuego.
Mi cuerpo es una antorcha que alumbra los espantos
que la razón construye en sus tinieblas.
Hay que bajar al cuerpo, muy adentro,
tocar el centro ardiente, abrirlo y propagar
el gozo de la lava.
No importa en qué caderas,
en qué pecho resbale,
no importa la estatura, el sexo o la materia
pues todos caminamos sobre la misma pira.
No medirás la llama con palabras que encubren
los viejos sentimientos de los hombres.


Chantal Maillard