Mostrando entradas con la etiqueta poesía. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta poesía. Mostrar todas las entradas

miércoles, 18 de julio de 2018

Por decirlo así , poesía de María Negroni















Por decirlo así


me acosté con la noche cuando el sol
de este lado del sur
más ruidoso que el ruido
avanzaba
hacia el final de algo

y allí se intercambiaban
lo que pudo haber sido
y lo que siempre está siendo

como un cuerpo
abierto al fin

a la locuacidad de lo que calla


María Negroni

lunes, 16 de julio de 2018

Umbral, poesía de Susana March














Umbral




Cándidamente azul. Aún no he nacido.
Ciñe el aire mis muslos. Soy de aire.
El mar me sabe. Sal, vela y espuma.
dibujan mi contorno en el paisaje.

Me traspasa la luz. No me conozco.
Soy apenas un soplo de la tarde.
El sexo yace en paz, el alma duerme,
no tengo voz y Dios está distante.

Navego por los cielos castamente
con las alas al viento como un ángel.
Pequeña llama, apenas un chispazo.
mi corazón no existe, pero arde.


Susana March

viernes, 13 de julio de 2018

Eso que me oprime..., Rabindranath Tagore











"Eso que me oprime, ¿es mi alma intentando salir al exterior o el alma del mundo llamando a mi corazón para poder entrar?"


Rabindranath Tagore.




martes, 10 de julio de 2018

Fama, poesía de Dereck Walcott










Fama



Esto es la fama: domingos,

una sensación de vacío

como en Balthus,



callejuelas empedradas,

iluminadas por el sol, resplandecientes,

una pared, una torre marrón



al final de una calle,

un azul sin campanas,

como un lienzo muerto



en su blanco

marco, y flores:

gladiolos, gladiolos



marchitos, pétalos de piedra

en un jarrón. Las alabanzas elevadas

al cielo por el coro



interrumpidas. Un libro

de grabados que pasa él mismo

las hojas. El repiqueteo



de tacones altos en una acera.

Un reloj que arrastra las horas.

Un ansia de trabajo.



Dereck Walcott

viernes, 29 de junio de 2018

jueves, 28 de junio de 2018

Cuarto poema , poesía de Arseni Tarkovski








Cuarto poema

El hombre tiene un solo cuerpo,
Como una celda incomunicada,
El alma ya está harta
De esa envoltura apretada,
Con los ojos y los oídos
De tamaño tan escueto,
Con la piel –pura cicatriz-
Que viste el esqueleto.
A través de la retina vuela,
Hacia el manantial del cielo,
Hacia el eje helado,
Hacia la carroza de pájaro,
Y oye desde las rejas
De su prisión viviente,
El parloteo de bosques y prados,
La trompeta de los siete mares.
Es un pecado tener el alma sin cuerpo,
Es lo mismo que un cuerpo sin camisa,
Como si no tuviera ni obra, ni proyecto,
Ningún designio, ni una sola línea.
Puros enigmas sin ninguna clave.
Pues, quien volvería hacia atrás,
Después de haber bailado
Donde nadie bailaría jamás.
Y sueño con un alma diferente,
Vestida de otra manera,
Que arde, recorriendo siempre
El camino entre la timidez y la espera,
Como una llamada seca, sin reflejo,
Que corre al ras del suelo
Y como un recuerdo, nos deja
El ramo de las lilas en la mesa.
Corre, niño; no te apiades
De Eurídice desdichada,
Echa rodar por el mundo
Tu aro de cobre con una vaca,
Mientras, apenas audible,
Pero respondiendo a cada paso,
La tierra suena en los oídos
Tan alegre y austera.

(Tarkovski, Arseni Alexandrovich, traducción de Irina Bogdaschevski. Buenos Aires, Argentina, Diario de Poesía, Nro. 6.)


El post se ilustra con la obra de Magdalena Aberg "Interior with teddy Bear"


domingo, 24 de junio de 2018

"Vierge moderne " , poesía de Edith Södergran












Vierge moderne

No soy mujer. Soy un neutro.
Soy un niño, un paje y una osada decisión,
soy un rayo risueño de un sol escarlata...
Soy una red para todos los peces golosos,
soy un brindis en honor a todas las mujeres.
soy un paso hacia el azar y la ruina,
soy un salto en la libertad y en el yo...
Soy el murmullo de la sangre en el oído del hombre,
soy un escalofrío del alma, el ansia y la negación de la carne,
soy el anuncio de nuevos paraísos.
Soy una llama inquisitiva e intrépida,
soy agua, honda mas audaz hasta las rodillas,
soy fuego y agua sinceramente unidos por libre decisión.

Versión de Renato Sandoval e Irma Sítanen


Edith Södergran





viernes, 22 de junio de 2018

Estoy en donde estuve..., Octavio Paz










Estoy en donde estuve:

Voy detrás del murmullo,

Pasos dentro de mí, oídos con los ojos,

El murmullo es mental, yo soy mis pasos,

Oigo las voces que yo pienso,

Las voces que me piensan al pensarlas.

Soy la sombra que arrojan mis palabras.



Octavio Paz

viernes, 15 de junio de 2018

Certidumbre, poesía de Edgar Bayley










Certidumbre

un ladrido es un problema de garganta
de corazón más bien
es disonante en un coro de callados
concuerda con el estruendo y la violencia
¿para qué más? ¿qué otra certidumbre?

gota a gota cae el sentido
de las voces y ladridos

las cuerdas vocales han durado
en esta sonora certidumbre


Edgar Bayley

jueves, 14 de junio de 2018

La memoria es el mapa del futuro











LA MEMORIA ES EL MAPA DEL FUTURO


La memoria es el mapa del futuro, os digo,
porque no venimos de un dios unitrino,
ni de una masa que se acelera uniformemente,
ni de una ecuación con dos incógnitas,
ni de un soneto,
ni de una reina que se lavaba poco.

La memoria es el mapa del futuro, os digo,
porque venimos del trabajo,
del apoyo mutuo,
de la solidaridad,
de la hermandad
y del amor, os digo

que sólo recordando lo esencial
será posible trazar
el mapa del futuro.


Antonio Orihuela




miércoles, 13 de junio de 2018

La griega, poesía de Roberto Bolaño











La griega

Vimos a una mujer morena construir el acantilado.
No más de un segundo, como alanceada por el sol. Como
Los párpados heridos del dios, el niño premeditado
De nuestra playa infinita. La griega, la griega,
Repetían las putas del Mediterráneo, la brisa
Magistral: la que se autodirige, como una falange
De estatuas de mármol, veteadas de sangre y voluntad,
Como un plan diabólico y risueño sostenido por el cielo
Y por tus ojos. Renegada de las ciudades y de la República,
Cuando crea que todo está perdido a tus ojos me fiaré.
Cuando la derrota compasiva nos convenza de lo inútil
Que es seguir luchando, a tus ojos me fiaré.


Roberto Bolaño

domingo, 3 de junio de 2018

La estela, poesía de Claudia Masin










La estela



Que no debía ser tan complejo, me decías ¿Y por qué no?
¿Acaso no es complejo el sutil mecanismo
que pone en conexión al polen y la abeja, o las infinitas
transformaciones químicas que sufre un pequeñísimo
grano de arena hasta llegar a ser parte, ya irreconocible,
del cuerpo del diamante? Es complejo encontrarnos
y perdernos, los que andan por el fondo de la tierra
buscando el tesoro de una cueva inexplorada lo comprenden,
no es al heroísmo ni a la astucia sino al azar o al misterio
que se debe el descubrimiento: ese cruce fatal, inevitable
entre quien busca y lo buscado, ese momento de arrebato y mutua
entrega. ¿Por qué debería ser fácil dar con aquello que esperábamos
ya de niños en el jardín del fondo de la casa,
sin saber que se trataba de una espera esa curiosidad honda
y atenta a cada ruido de la siesta, a una rama
que se agrieta en el calor, al paso de sombra de un lagarto
en la humedad de las paredes? ¿Por qué hemos olvidado,
si lo que sí sabíamos entonces es que es difícil
cierta clase de belleza, dar con ella, estar despiertos
cuando cruza por delante de nosotros, no para atraparla,
sino para quedarnos a vivir en la estela que deja?

Claudia Masin

viernes, 1 de junio de 2018

Todavía hay cosas que no entiendo..., Kepa Murua










Todavía


Todavía hay cosas que no entiendo.
Todavía hay cosas dentro de mí
que no son mías.
Todavía cosas que me vienen de fuera
y no me pertenecen.
Todavía hay algunos todavías
que me hacen sentir perdido.
Todavía hay bastantes todavías
que me hacen caminar confuso.
Muchos todavías que no comprendo.
Todavía hay cosas cerca de mí
que son como de otro.
Lugares que son recuerdo todavía.
Sueños a los que regreso sin pretenderlo.
Amores que debo descubrir todavía.
Palabras a las que persigo desnudo.
Pasos en torno a un destino
que todavía no comprendo.
Cuerpos que se aproximan a mí
todavía.


Kepa Murua

domingo, 20 de mayo de 2018

Necesito creer









Necesito creer


Y el mundo es siempre nuevo
para nuestra travesía


Estos muros no cederán
son tercos,
Quiero saber


la verdad
la de antes
la de ahora
la de siempre


Ya no hay flores en los jarrones
ni lazos en la falda,
necesito creer


Y esta canción que es bonita
que suena adentro
¿ Sabés lo que es amar
y no poder respirar ?


Mónica Pedraza

miércoles, 16 de mayo de 2018

También en plena noche la nieve..., Hugo Mujica







También en plena noche
la nieve
se derrite blanca

y la lluvia
cae
sin perder su transparencia.

Es ella, la noche,
la que nos libra de los reflejos,

la que nos expande
las pupilas.
el ciego es la luz, no el camino.

Hugo Mujica





miércoles, 9 de mayo de 2018

A un viejo poeta en el Perú, poesía de Allen Ginsberg











A un viejo poeta en el Perú


Porque nos encontramos en el atardecer
Bajo la sombra del reloj de la estación
Mientras mi sombra estaba muriendo en Lima
Y tu fantasma estaba muriendo en Lima
Vieja cara necesitando afeitarse
Y mi barba joven saltando
Magnífica como el pelo muerto
En las arenas del Chancay
Porque pensé erróneamente que estabas melancólico
Saludando tus pies de 60 años
que huelen a la muerte
de arañas en el pavimento
Y saludaste a mis ojos
con tu voz anisada
Erróneamente pensando que yo era genial
para un joven
(mi rock and roll es el movimiento de un ángel
volando en la ciudad moderna)
(tu agitación Oscura es el movimiento
de un serafín que ha perdido las alas)
Beso tu mejilla gorda (una vez mas mañana
bajo el estupendo reloj del Desaguadero)
Antes que vaya a mi muerte en un accidente de avión
en Norte América (mucho tiempo atrás)
Y tú vayas a tu ataque al Corazón en una indiferente
calle de América del Sur
(Ambos rodeados por comunistas gritando
con flores en el culo)
–tú mucho antes que yo–
o en una larga noche, solo, en un cuarto
del viejo hotel del mundo
observando una puerta negra
rodeada de pedazos de papel.

Allen Ginsberg

lunes, 7 de mayo de 2018

Poema de amorosa raíz, Alí Chumacero











Poema de amorosa raíz



Antes que el viento fuera mar volcado,
que la noche se unciera su vestido de luto
y que estrellas y luna fincaran sobre el cielo
la albura de sus cuerpos.

Antes que luz, que sombra y que montaña
miraran levantarse las almas de sus cúspides;
primero que algo fuera flotando bajo el aire;
tiempo antes que el principio.

Cuando aún no nacía la esperanza
ni vagaban los ángeles en su firme blancura;
cuando el agua no estaba ni en la ciencia de Dios;
antes, antes, muy antes.

Cuando aún no había flores en las sendas
porque las sendas no eran ni las flores estaban;
cuando azul no era el cielo ni rojas las hormigas,
ya éramos tú y yo.


Alí Chumacero


Tienes esa paz previa..., Loreto Sesma











"Tienes esa paz previa a la guerra que pone nervioso a los valientes, que convierte en salvajes a los cobardes.

Roma ardiendo y tú bailando."



Loreto Sesma

sábado, 5 de mayo de 2018

Mensaje en el agua, poesía de Silvina Ocampo











Mensaje en el agua


Con temblorosa pluma te escribí
La gente lo hace en el papel
Ésta es mi carta.No sé escribir
pero la fuerza del amor es tan grande
que pude sin saber cómo
escribirte en el elegido papel;
el único mensaje que existe
en el agua es mío.
Sin amor nadie puede vivir.


Silvina Ocampo