Mostrando entradas con la etiqueta Texto de Mónica Pedraza. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Texto de Mónica Pedraza. Mostrar todas las entradas

sábado, 8 de diciembre de 2018

Gente










Al Juancho la jauría le llegó como un alivio. Esperaba su muerte desde hace mil años. La tozudez por conquistar el cielo lo privó de hacerse de un chumbo y terminar con tanta hipocresía. O Julia o Ana o Nadia o Perla o Juana o Ludmila o Lourdes o Ro o Carla o Itatí o Sole o Mica y demás (anotar unas 3.000).Era un hombre de muchas mujeres. Muchos nombres para uno solo, muchos catres desvencijados. Mucha pared descascarada. El hombre tenía mucho amor para dar.Se veía.Mucha nada y techo sin terminar en la casa de las fulanas.



A la Ernestina la cazaron robando en la casa de los Marlitegui. Años trabajando ahí. Que la señora no le había pagado los aportes previsionales. Que ella le había criado los hijos, tres. Y nunca un gracias. Siempre la disconformidad.La exigencia, la hora Ernestina, la hora.Y que le revisaran el bolso a la salida cdel trabajo como norma. Como una delincuente que no era. Pero ahora sí. Y sonríe.


A Black no le cabe un solo tatuaje más en el cuerpo. Es hombre de pelo en pecho, sublime fornicador. Bello, divino, lujurioso, es que el tipo es enorme. Una bestia. Un perro devorador. Pero tiene una gran tristeza, terrible dolor. Hace rato que no ve a sus hijas, dos pequeñas. Su mujer lo odia. Y hace rato vive en Europa. Black vive en Adrogué e ignora el domicilio exacto de sus niñas.


Al Tenerife la vida siempre le costó.Tiene ojos grises de tanto llorar por dentro. El es un sentidor. Valiente, auténtico, audaz. Hay días que se le vuelan los ojos mirando el horizonte. Extraña días más benévolos. Sabe que la Vida ha sido injusta con él y quiere una revancha. Una revancha gigante como una galaxia entera. No sabe como nombrar esa revancha , una pelea de box, levantarse a la vecina del lado a la que ama desde que era niño o sacarse la lotería con un premio millonario.


A Bella la encontrás en toda joda. Le gusta más la noche que la comida, la bebida que la comida, la droga que el alimento. Escasamente se alimenta. ya tiene cerca de cuarenta y se curte menores de edad, le gustan. Atléticos, altos, perfectos. No hay hombre que no se de vuelta para verla. Atrae como un imán. Se llena de tipos para no palpar su soledad inmensa. No ama a nadie. A nadie.


A Carmen le angustia no llegar al millonario. Hasta ahora un empleado de banco, un cirujano, un rascabuche cualquiera. Pero no.No. Sus escasos estudios de perito mercantil dieron para eso. Una carita más o menos.Nada de cola, muy pero muy flaca. Y aburridísima. Pero si hace unas ríquisimas chocotortas y teje crochet. Y además borda.Y sueña que un día un día cualquiera llegará a conocer al tipo que la salvará de vivir en su Boedo natal.


Silvina se analiza. Es progre. Se anota en todas causas habidas y por haber.Cuida a su madre muy mayor. Teme se le haya pasado el tiempo ya le llegaron los 59 y ahí. Sin prole, sin marido. Lee mucho. Es muy católica. De a ratos se confiesa con el cura y otras le paga a su analista. Es duro tener que lidiar con una madre con Alzheimer. Piensa que a ella le pasará lo mismo y quién vendrá a cuidarla. Si no hay nadie, nadie.



Mónica Pedraza

sábado, 3 de noviembre de 2018

Piera











Es menuda, ya es bastante mayor. Lleva lentes a veces. Piera nuestra nanny. Y es dulce y alegre. Nos quiere y ya es familia. Tiene la suya, un par de hijos. Todos grandes. Piera es como un ángel y seguro lo es. Lo angelical es su amor, su generosidad, la confianza que le tenemos. Nos entregamos alegres a sus cuidados. Es la terapeuta herbal y floral de la casa.


Mi querida Piera, te beso en la frente y se que estás en el lugar de los inolvidables. Esa gente que llega a tu casa y abre las ventanas y a continuación entra el sol como una explosión. Y te sana siempre.Sus comidas mágicas, su cariño, su respeto, su inteligencia amorosa...


Niña Mónica niño Sergio. Todos éramos niños para vos. Y vos eras Única, corazón.Mi corazón está con vos siempre pero siempre.GRACIAS de todas las maneras.




Piera es Orfinda pero podría ser Ana o Gertrudis o Berta o Gladys, etc. Ángeles de cuidado, nannys que Dios nos envió para que seamos felices y pensemos que el Mundo puede ser bello a pesar de todo.

martes, 16 de octubre de 2018

En círculos









Hoy Peter vino a conversar conmigo. Es siempre la misma charla y yo le miro siempre la misma cicatriz sobre la frente. No hay vacilación en sus palabras. Pareciera que las ha estudiado una a una y me las va lanzando. Yo escucho, como lo haría un psicoanalista. Lo escucho por horas y horas. Hace años que lo escucho. Y siempre es lo mismo. Que su padre no le dejó ni un centavo que por eso deberá vender la casa y que un día va a venir para casarse conmigo y que su madre que es castradora no quiere que se vaya del hogar porque lo necesita y quien va a hacer las cosas si él se va o sea si se casa conmigo y nos marchamos de Carson City.


Y siempre que Peter me habla yo dibujo algo en un cuaderno, son siempre flores y más flores. A esta altura ya tengo un bibliorato de cuadernos con flores dibujadas, hermosas tipo margaritas, con tallo largo y flores majestuosas.


De a ratos lo miro, es lindo mi Peter. Pero él no se da cuenta que lo miro porque él sigue contándome de sus idas y venidas, que el otoño, que la Primavera, que el camino que lleva al bosque, a veces me trae ramas de ese bosque. Es madera húmeda y perfumada.


Siempre le agradezco las ramas y su visita, le sirvo café, litros. Alguna vez nos fumamos algún cigarrillo... Nos sentimos menos extraños entonces, no nos incomodamos mutuamente. Es un rato de complicidad, se suelta un poco, pocas veces ríe, ese es el momento.


Pero ya tengo canas que van llenando mi cabeza. son grises todavía. Deberé hacer algo con ellas. No me gustan...Voy hacia la cuarta década y en círculos. Nos conocemos desde que éramos niños y aún giramos en círculos.


Y siempre atajo mis lágrimas cuando lo veo irse, a través de la ventana veo su espalda hermosa,vigorosa, ancha. Y quisiera salir a abrazarlo otra vez. Pero sé que me diría que no sea sentimental, que la Vida es ruda y que debemos acostumbrarnos a estas cosas que pasan, que le pasan a él. Las lágrimas se estacionan allí, en el lagrimal. No tienen efecto ni lo tendrán nunca porque Peter tiene un miedo horrendo a dejar de ser un niño. Lo ofusca vivamente la Vida y sus flores espléndidas y prefiere las cruces, las lápidas, el dolor,la queja, el lamento...Cuando besa mis cabellos me aparta rápido como si le incomodara sentir, sentir de más. Prefiere no mirarme a los ojos, esquiva mi mirada, sabe. sabe sabe perfectamente que si me mirara de frente entendería todo, todo lo que soy y lo que ví en él en estos años...Le horrorizaría darse cuenta.


A veces salgo detrás de él para ver de cerca sus pasos. Para precisar si está vivo o si es un condenado fantasma. Un fantasma que me habla desde un mundo paralelo. O que ambos somos ectoplasma ni él me puede ver ni yo tocarlo. Y siempre encuentro las huellas nítidas, perfectas, reales.En el pasto en verano y en la nieve en invierno.


Mónica Pedraza

martes, 25 de septiembre de 2018

Mis noches son largas









Mis noches son largas. Unas líneas infinitas cuya perfección reside en que siento que doy cuerda al mundo cuando ya todo duerme y estoy más sola que de costumbre. Y esta nocturnidad atrapa todo abismo, toda caída, todo torbellino y si el día aplasta la noche redime.


Y nada es tan turbio porque el silencio me habla desde una boca sensual y relajante que me calma. Seducción de las horas más perdidas como si estuvieran dentro de un pozo y me llamaran. Todo lo que ha existido alcanza su cenit y nada es tan irremediable o sí.


El testimonio de lo vivido, de lo sufrido, de lo celebrado...Es como esa espuma que dejan los peces en el río. Esa espuma babosa que da asco pero que tocamos no sabemos porqué pero lo hacemos. Esos chispazos de vida que quedan pendientes y a los que uno se cuelga con obsesión porque sabe que son los últimos destellos de infinitud.


Hay que atravesar la noche para entender el día. Y cerrar las cortinas para que pase la claridad y todo ésto para que al final podamos ejercitar nuestro arte de vivir con los sentidos ardiendo y podamos extender las manos y SENTIR que todo el frío, todo el calor, toda la desesperación, toda la alegría, todo el odio, toda la fragilidad, toda la envidia, toda la mezquindad, toda la ambición sana no nos derribaron ni nos conformaron ni nos engrandecieron ni sodomizaron ni amputaron sino que nos construyeron y perfeccionaron al fin.



Mónica Pedraza



Ph: Edward Hartwig "Textures "

jueves, 30 de agosto de 2018

Encendete o encendé el alba










Si al fin ví adherido tu nombre a un cartel de neón en una calle cualquiera y me sonó a conocido el nombre. Pero tal vez fue sólo un sueño...


Abrazamos la Vida sin excusas porque no hay tiempo, ni demora, ni lluvia alguna ni incertidumbre. Fumamos un cigarrillo en la espera pero la sangre apura y el minuto es precioso. Dibujarse el tattoo de la Belleza en la garganta y cantar fuerte por si hay público.


Las hordas de la estupidización están prestas a acabar con este diálogo, hacé lo que quieras pero ésto ya lo observé.Y te lo advertí. Menuda tarea me eché al hombro pero por algo la gente me eligió, se subió conmigo no al carro triunfador sino al lomo del caballo que nos va a sacar de esta banal sangría inútil.Marchamos por nuestras esperanzas, nosotros los locos hermosos.



Un poema espera que me quede a vivir entre sus versos. Que me rodee de rimas que susurre en metáforas. Que aúlle.


Algo me va a salir. Algo siempre se me ocurre. Hay muchas manos amigas que me harán de colchón por si caigo.Es por ellos, es por mí que cuido este jardín y sus pequeños pétalos perfumados.


Encendete o encendé el alba porque no voy a quedarme acá mucho más que días infinitos.


Mónica Pedraza



Arte de Gerald McDermott " Sun Flight"




viernes, 24 de agosto de 2018

Las uvas y otras cosas.









Hacía tiempo que no hacía tanto frío. La corrosión no sólo es del metal. En los cuerpos también. Manos suavizan encuentros. De día, de noche, de tarde. Feriados, días comunes y ordinarios. La plenitud es un instante. Baja la saliva por los costados, cae...


Los padres de John se separaron hace unos cuantos años. John todavía los extraña. Cuando decidieron separarse se llevaron sus vidas con ellos. Y no los volvió a ver.Los espera, sale al jardín, husmea, pero no...



La vida es una suma de recuerdos y un hoy. pasado, pasado, pasado y un hoy. El presente y todos esos ayeres.



El amor es intocable, no manipulable. No cabe en este mundo ni en diez. Y es de fuego o es nada.



Le gusta comer uvas, son muy dulces. Uvas al sol. Falta tanto para el sol, que no sabe si esta vez va a llegar a ver el sol. Pero cierra los ojos y vuelve a revivir la dulzura de las tardes de sol porque ahora llueve y ninguna uva que consiga por ahí le devolverá la tierra calcárea, la acidez, el azúcar, emborracharse de amor.


No nos damos cuenta o tal vez no queremos saber. O sabemos y nos hacemos los que no. Esta épica cotidiana de casa, laburo, casa, laburo no es de héroes sino de fantasmas. Y este gris paisaje ninguneado por almas mirándose en un espejo vacío.



Siempre se es más bello en los recuerdos. El único camino de regreso a nosotros mismos es dejar de defenderse, de herirse y de cuestionarse. Asumirse como quien es un sobreviviente de una catástrofe y enciende su cigarrillo tranqui y manso. Hay huesos, piel, fuerzas aún. Encontrar la poética bajo el huracán, mirarle la boca, mordérsela de puro placer.



Mónica Pedraza

viernes, 6 de julio de 2018

Jorge Luis Borges y el interés por lo arábigo (1)








Mi interés por Jorge Luis Borges es que fue y es (siempre en el recuerdo) un océano de conocimiento. Nunca te aburrís con Borges. Islandia, budismo, judaísmo, los compadritos, el arrabal, Laprida, Dante, etc. Y claro alguien con tanta riqueza espiritual y ansias de cultura debía inclinarse por lo arábigo alguna vez. Tal vez todo empieza con esas mágicas lecturas de los cuentos de "Las Mil y una noches " y sigue casi hasta su muerte cuando según María Kodama cuando en su etapa final, en Ginebra, estudia árabe. No quiso irse de este mundo sin estar cerca de sus intereses más queridos. El árabe no es una lengua fácil pero parece que eso a Borges no lo hizo echarse atrás sino todo lo contrario.

Estaba interesado en el sufismo. El sufismo sería la vertiente mística del islamismo. Desarrolló su conocimiento de este tema en conferencias también.

Rastros hay muchos de su encantamiento con lo arábigo, el comienzo del cuento "Los dos reyes y los dos laberintos ", menciones en "Fervor de Buenos Aires ", "Historia de la eternidad ", etc.



Borges menciona, cita a El Corán, al poeta Omar Jayyam y sus cuartetas ,las Ruba’iyat.




Borges pasó por alguna que otra experiencia mística y entendía que la religión se aunaba en eso que es una línea entre religiones que es común , por eso su interés en le misticismo cristiano, en la Cábala del judaísmo y en el sufismo. No concebía a la España meramente cristiana sino a la que era rica en las tres tradiciones.


Como es un tema profundo no quiero ser light en este acercamiento a mi querido maestro de las letras y seguir en otros posts opinando y acercando ideas sobre uno de los puntos interesantes para entender a Borges y a su obra.A lo largo de este año iré posteando más sobre la relación de Borges con lo arábigo.


En este blog también podéis encontrar temas relacionados con el sufismo, Al Andalus, los sefardíes,música árabe, sefardí, etc.Obviamente Jorge Luis Borges. Buscad bien hay mucho material interesante.



La imagen del post es de la página AnnurTv




jueves, 5 de julio de 2018

Cotidiano










Escucho desde casa la camioneta que busca comprar muebles, electrodomésticos, chucherías digo yo. Típico en los pueblos del Interior. La Capital también es un pueblo creánme. Después de todo he vivido en Almagro, Caballito y Flores. Y he trabajado mucho en el barrio de Belgrano. Sí sabré.


La City es bulliciosa, enérgica, nerviosa, stressante. Si buscás paz podés hallarla pero...en general la Ciudad de Buenos Aires es ruidosa y movediza. Como los cabellos de una Medusa.


Pero es hermosa , cautivante, decadente, rica.Si no encontrás trabajo acá no lo encontrás en ningún lugar de Argentina.



Amo a esta ciudad que me dio mucho y nada. Y a la que le dí mucho. Y a la que le debo mucho de mi formación, educación sentimental, mi viaje de aprendizaje fue en la Ciudad de Buenos Aires, terror, moda, esfuerzo,trabajo, vida como soltera, como novia, como pareja, como amiga, como compañera.



Se deterioró es cierto. Conocí el último coletazo de la riqueza en esta ciudad, las luces,la esperanza. Todo eso se desvaneció luego de la Dictadura. Y cada vez la ciudad se volvió menos esplendorosa, chic, europea. Y no hablo de la riqueza en términos de ser sino en términos de cultura, educación, de formación, de esfuerzo, de cultura del trabajo, de nación.



Fotografía, barrio de Abasto.

martes, 3 de julio de 2018

Iracundia poética











(Escucho un tema viejo que me encanta Bow Down de "The Housemartins " y me inspira estas palabras )




Ciegos,mansedumbre, excelsos mártires del dolor. El dolor camuflándose en risotadas y bajos instintos. Vamos susurrando nuestras miserias por las esquinas hasta que despertamos porque nos hemos dado con el clavo en el ojo.Y toda la sangre nos corre por los costados totalmente abiertos.


Buenos para nada, bufones del Imperio. Young boys and pretty girls saluden al amanecer. Que mañana nos vamos. Nos vamos en océanos de alcohol. Anoten en la cuenta el descuento por haber aportado magia e hígados reventados en los bares y fondas del mundo.


Quemarse no es negocio, el Infierno es un lugar poco cómodo. A mí dame Madre Naturaleza, escaparme con los lobos a correr por los bosques y desayunar flores atestadas de rocío y vida. Rodar por las colinas, saberme libre, salvaje. Firmar contratos sólo con la melodía de las aves, el perfume de todo desvanecimiento de belleza, les dejo la caterva de delincuentes que manejan la política del mundo, el agridulce espanto de las decepciones, la negra noche de la podedumbre existencial, los vacuos ejercicios de inocencia puesto al servicio de un público atestado de cerdos malolientes y lascivos.


No os desmayéis con vuestras hipocresías y simulaciones, no tapéis vuestra vista del horror que habéis creado y multiplicado. Sordos, patéticos mercaderes de tristeza, de muertes, de más mansedumbre, más mercado. Cuando os vendan el trasero en el market no os asombréis. Todo está en oferta.El abanico de debilidades, de caídas, de sexo barato y monetizado. También vuestras almas y la de vuestras prostitutas madres. Tout.



Mónica Pedraza







jueves, 28 de junio de 2018

Un chico de pueblo












Todas las voces innecesarias diciéndote "quédate ". Cuántas veces te ví mirar la luna y pedir cosas. Transformaciones. Uno no se transforma desde un guisante a un príncipe. Se eleva desde una flor a una colina florecida.


Porque toda esa quietud te fue alejando de lo que creías debía ser ruido o algún sonido que te abriera las venas y te ayudara a entenderte que no eras un pueblerino cualquiera ni un chico de la capital aún. Que todavía debías pasar por muchos moldes, sensaciones, prismas...


Sabías con certeza que te irías. Esa era la única certidumbre. Que amaste y amarás eternamente las flores de los jardines, la limpieza y la charla de las vecinas, el vértigo de los sábados con los amigos. Días y días de charlas, de soñar junto a los libros y el campo. Dormir mucho. Desear un cambio cómo algunos desearían la muerte o el éxtasis de una vida.


Ya te habías ido y habías vuelto. Eternas mudanzas, amigos nuevos, el pueblo, la capital, el pueblo de nuevo, otra vez la capital...


esa belleza inglesa de los trenes en Argentina, esas estaciones perdidas con mucha madera, rieles vencidos, bancos mugrosos, mucho yuyo, las terminales del adios y del hola. De la alegría y de la tristeza.

Toda despedida no es más que un hasta luego. Así lo sentiste cuando se te agolpó la sangre y supiste que formabas parte de ese paisaje tanto como el que te esperaba a muchos kilómetros de allí. Y que hay viajes necesarios y que todo territorio se lleva en los ojos, en el alma y que nada es intrascendente porque lo vivimos alguna vez.

sábado, 9 de junio de 2018

Vicky












Vicky prepara panqueques. Salen finitos unos y otros gruesos como los que le gustan a su hermano Renato. Deja una pila de canelones en el plato. "Son para mañana" dice la madre.


Vicky encuentra todo tan vulgar, tan fuera de tiempo, los ruleros de su mamá,el marco de los anteojos de su papá. Tanos todos, perdedores todos dice Vicky. Harta del tuco, de los spaguettis. Harta del linaje Ferrazzola. De los domingos familiares, de la larga mesa familiar se puede extraer la hediondez de vivir a medias, con la tarjeta reventando. La Abuela preguntándote que cuando te vas a casar , que quiere bisnietos.


El hule del mantel floreado, la canasta del pan. Ordinariez piensa. La tanada de los domingos la harta. Vicky quisiera levantar la mesa y tirar todo a la mierda. Le pesan los días como a su nonno le pesó dejar su Siracusa natal, le pesan los hombros de aguantar. No tiene resto se dice, no tiene con quien hablar.


Como se le dice a alguien " Me voy a vivir con una mina" sin que te mire y piense que te vas dejar crecer el bigote o vas a dejarte crecer el vello abajo de los brazos. Harta de pavos, de comentarios sexistas.


Y sabe que se tira una losa encima. Sabe que por un tiempo no verá a su familia. Su padre no la perdonará. Cómo su hija preferida puede herirlo tanto.Él que le dió todo, educación universitaria y demás. Vicky no tendrá descendencia, se irá con esas "sucias", con esas malandras. Palabra que usa su papá para señalar a todos los delincuentes sean hombres o mujeres. Vicky le va a traer a esa "senza vergogna" y lo imagina maldiciéndola como nunca lo hizo.Se quiere morir porque si hay algo que no quiere perder en su vida es el respeto de su padre.


Pero no puede dejar de pensar en Aldana, en como se amaron hasta el amanecer la otra noche. Que cómo su cuerpo quedó sedado, bello, transpirado y amado. Que no se imagina un mundo sin su mujer, sin su sexo, sin su piel ladina y caliente, sin su amor arrebatador y contenedor.Que Aldana es vida, es savia, su corazón, su Vida, el porqué de sus latidos y de toda su existencia.



Y se anima y aunque le tiembla la voz le dice a su madre "poné un plato más mañana Mamá ". ¿ Quién viene ? le pregunta su madre. Mi amor, mi novia, Aldana. Su madre se pone blanca y aunque le cuesta sacar las palabras la mira de frente y le dice "Habrá que decirle a Ottavio ", claro mamá ¿ Qué pensás ?.


Y Vicky siente que por fin, que ya tiene media batalla ganada, que aunque sepa que a su madre le repugna lo que decidió.Sabe, sabe que nada en el mundo la podrá convencer de elegir otra cosa. Y que hablar con Ottavio, su papá, será una guerra toda una contienda pero que ya no puede esconder lo que es , lo que ama, lo que la hace inmensamente feliz. Y que si tiene que renunciar al mundo para vivir con Aldana eso será lo mejor que hará.


Que una vida a medias es sólo eso, vivir por la mitad. Y que ella siempre soñó con una Vida de veras, una Vida excepcional.









jueves, 7 de junio de 2018

Elogio de la crisis











Si alguien se para sobre los los ladrillos de las ruinas. Lo que ha quedado. Tiene mucha posibilidad que en él construya la locura.Lo lime el miedo a no ser, a no poder construir de nuevo.



Pero es en esa esencialidad que alguien encuentra una salida. Ya ha visto otros soles apagarse y mudarse. Y cree que esa crisis le viene a decir "ahora es el momento", no diste suficiente, hay que reparar el tejado completo, reconstruir el edificio como se reconstruye una vida, piedra a piedra.Ligar más que borrar, armar y unir más que disolver.


Si hemos puesto el peso en cuerpos que se nos abren en el recuerdo como flores brillantes. Y pensamos que la desolación es tersa y bella dejame decirte que la luna alumbra y ya hace rato que colapsaron imperios. Es hora de creer y crecer.


Como una nube blanca, espesa que un buen día se vuelve lluvia y es benéfica y germinadora.


Que de toda caída hay cura, de todo desastre la integración. Porque si todo fuera bueno, magnífico y cierto nada nos sorprendería. Es en el caos- demolición que reconstituimos tejidos vitales y generamos células nuevas.


Siempre se puede renacer, re-encontrarse y sobre todo Amarse.Lo terrible es algo que no puede fragmentarnos a menos que nuestra fortaleza sea sólo aérea y efímera.


Let it be. Deja que sea. Que suceda. Besa el miedo en la frente.


Mónica Pedraza


jueves, 22 de marzo de 2018

Reglas de supervivencia










Si algo no funciona rómpelo todo y construye de nuevo eso que era pero mejor o construyes otra cosa hermosa.


Todo lo que hagas hazlo con amor, con cuidado y respeto . No hay garantías sólo la tranquilidad de que hubo buenas intenciones y sobre todo amor del bueno y buena conducta.


¿ Qué se puede sacar de la oscuridad ? Todo sobre todo luz pero cuando entras en un laberinto que es sólo oscuridad, oscuridad, oscuridad huye. Porque no puede haber nada bueno cuando todo es tan peligroso, tan asfixiante, tan doloroso, tan maquiavélicamente siniestro para ti.


No puedes ayudar al que elige estrellarse, sólo mostrarle lo que va a hacer, tratar de disuadirlo. Si el amor no lo disuade nada lo ayudará.


Tiene que haber fuego si hay una llamita apenas lucecita ésta no puede ni podrá encendernos nunca. El agua apaga el fuego. La firmeza consolida todo, lo voluble tiende a ser manipulable, frágil, movedizo, mentiroso e inconstante.

No quedarse en lugares donde no somos bienvenidos, donde la sospecha sobre nosotros es constante e impide el acercamiento. La paranoia no es algo que se quita así nomás, es algo que debe tratarse clínicamente.

Convivir con las mentiras, la falsedad, la hipocresía abre profundas heridas al que padece ese accionar por parte del otro. No es sano, no contribuye a tu vida, no lo permitas.


Si tienes cerrado los caminos y la llave mágica que es el amor no pudo destrabar ese problema, no eres tú el problema.


Quiérete a ti mismo y a los demás con el mejor de los sentimientos, que ese sentimiento sobre ti y sobre ellos sea sagrado, eterno e inamovible.










viernes, 9 de marzo de 2018

La caída










Hay veces que dejas que se derrumbe el mundo y que sea lo que Dios quiera,el azar quiera...No levantás los cristales, los mínimos cristales que hirieron tu mano este día y varios días, esta noche y varias noches. Dejás que te penetre el dolor, sostenés la pena y la dibujás en una servilleta del bar.


Pero es que en el bar están todos muertos y tú te vas a sentar enfrente de uno de ellos y después de horas de explicar, de "conversar" te das cuenta que no te mira o acaso que mira a través tuyo porque su mirada está fija en un punto de la pared. Sentís que no tiene sueños, que está liquidado, acabado y que ha venido a darse un permiso esta noche , en el bar, para creerse que está vivo.Muertos también están la camarera y el barman, los ojos hundidos como precipicios. Y esas horribles luces artificiales, cortinados espesos, mucho metal. Se parece a un bar de New York pero no recordás cual es. De repente el zombie que tienes de acompañante te toma una foto, encuadra bien y dispara...



Ya estás muerta vos también, ya esta foto va a rodar de bar en bar, de revista en revista, ahora sos luz, sos trascendencia,hay brillo en la piel, sudor...El bar está cerrado, es exclusivo, todos están tan elegantes. Dije que era exclusivo.


Me quiero ir de allí, el hígado está hinchado y fofo, ya no tengo carnes sin embargo, estoy esquelética a fuerza de pastillas, alcohol y pastillas. Me paro para salir y trastabillo, son los tacos altos me digo. La borrachera no sé.No debería haber salido sin comer algo.

Mis brazos esqueléticos, anoréxicos toman mi cartera de la mesa, el clutch como dicen los comentaristas de moda de los magazines.

Sentís frío y verguenza, los muertos se han puesto a mirar, se te doblan las rodillas. El espectáculo es horrible, te vienen ganas de vomitar, ya no estás blanca, transparente, estás amarilla. Se te da vuelta todo, todo gira en tu cabeza, los zombies parecen recobrar vida, alguien impide que caigas y...


Hay días que son mortaja, nos levantamos tan temprano para acostarnos con momias, con mortajas, con espectros que cruzamos por ahí, les sonreimos, les agradecemos que nos traten bien, que nos cedan el asiento, que nos conduzcan, que nos abran la puerta...

Mientras tanto la Vida es menos vida, un minuto menos, un segundo robado...Y dejás partes de vos en todas las cosas, y te vas desperdigando por todos los lugares y caes, caes, y la caída termina siendo lo único realmente interesante. Lo que te salva de la liquidación final es el gusto por descender hacia la Nada misma.Y eso se termina convirtiendo en una costumbre hermosa.

Y sentís que estás sobre el césped húmedo, y que tu vestido hermoso está lleno de gramilla y que no te podés mover.Literalmente no podés estirarte, incorporarte y pedir ayuda.Estás toda mojada,llorás, te corren las lágrimas por el cuerpo y no podés detenerlas. Tanto que te costaba llorar pero ahora surgen como si salieran de una fuente.

Te duelen los ojos,tantísimo, parpadéas, pestañéas y sentís el horror de ser ahora parte de un paisaje que desconocés. Ves el bar desde donde estás y los ves acercarse,querés gritar pero no podés, como en los sueños, el murmullo muere en la garganta, los muertos han salido del bar, son cientos y vienen a observarte, alguno te toca, te toma la muñeca y cuenta...


Mónica Pedraza


Fotografía de Francesca Woodman

miércoles, 14 de febrero de 2018

Paula prepara la mesa









Paula prepara la mesa, la pone linda. Su mejor porcelana, sus copas de cristal.Heredadas de la abuela Sofi. Pone un ramo de flores.Son pequeñas y bellas. Como Paula que se puso un vestido acorde a la ocasión, es el Día de los Enamorados. Paula quiere sorprender a Matías. Aunque para sorprender a Matías tenga que hacer un curso de demolición de la infelicidad.


Paula se pone el rimmel, tiene ojos grandes como de ciervo.Y hermosos como los de los ciervos. Almendrados dice Matías.Paula tiene ojos almendrados.Le cae una lágrima mientras se los maquilla. Sabe que no importa que tan bella sea está condenada a la soledad más árida.Sabe que por más que los hombres se mueran por ella Paula ya no cree en nada. En ella, sólo cree en ella.


Desde la cocina viene el olor del pollo en el horno, pollo al horno con papas. A Matías le parece de 10 el menú, llevo helado dice por el teléfono. Paula saca la placa del horno, da vuelta el pollo, las papas ya están doraditas, crujientes. Tienen romero y aceite de oliva.


Paula continúa arreglándose y cuando se está por poner el rouge recuerda las veces que paso el Día de los enamorados sola aunque estaba con Matías pero los pasaba sola. Sí literalmente sola porque Matías siempre tenía pretextos:que el laburo, que la oficina, que la madre, que la madre que te paríó Matias. Paula cierra los ojos de tremendo cansancio.


Y se decide a arruinar todo, por eso el rouge en vez de terminar en la boca continúa por las mejillas eso sí junto con las lágrimas. Ni Romeo ni Julieta. BASTA.


Y deja que se queme el pollo. Y las papas queden carbones y se toma dos copas de vino una tras otra para envalentonarse. Sabe que va a decir, va a ser precisa, va ser sincera. Su matrimonio con Matías no va más, lo quiso mucho. Pero el amor se evapora como las gotas de agua. Especialmente si tenés de partenaire un olvidadizo, un necio, un infiel,un descuidado, un pelafustán como Matías.

Escucha que gira la llave en la puerta, se saca la ropa, se queda en corpiño y bombacha en la punta de la mesa. Parece un clown loco y desnudo y disfruta de la cara que va a poner Matías, pone la música a todo lo que da, cosa que irrita siempre a su esposo.


Matías ve todo y saca conclusiones. Ella lo mira letal como perra, como una maldita bitch. Y levanta la copa y alcanza a decir borracha ¡ Que viva el amor Matías !.


Mónica Pedraza

domingo, 28 de enero de 2018

Distracciones








Mirá la vidriera por enésima vez. Le da vueltas al tema. Pero eso está en la cabeza demorándola, desarmándola, aniquilándola. Crisálida no recuerda cuánto tiempo lleva ahí, en la calle.Dice que no sabe o tal vez sí y se niega a confesárselo.


Entra al bar y se toma un vodka, lo bebe de una. A lo macho, para que arda la garganta, para sentir algo.



Espera el llamado de Juana.Sabe lo que se viene. La va a retar por la cantidad de tatuajes que tiene en el cuerpo, le va a decir que no tome, que se cuide, que no horade la íntima amistad que se profesan. Parece su madre y es su amante. Loca histérica vagabunda como ella.


Pide otro vodka y le entra el sueño. Las ganas de escribir las paredes, graffitear. Decir cosas como "Shut up" o " Be silence" o "andate al infierno loca de atar" o "fuck you maldita perra".


El caos es el orden en su vida donde otros ponen orden ella desordena todo. Eso siempre altera a Juana y a ella le encanta que se enoje, que enloquezca, que pague gota a gota el amor puto que le da. La mira fijamente y le grita qué, ¿ Qué ?. La enfrenta tipo perro embravecido.Crisálida puede ser más jodida que el Infierno Juana no vio nada todavía, nada. Le suena el teléfono y la loca grita desde el maldito aparato y sólo atina a decirle "Cortala demente "...Crisálida tira el celular al tacho de la basura. Y escupe.


Pero Juana alguna vez fue decente, se bañaba, era sexy. No olía a pucho todo el día y se juraban amor eterno...Se aguantan, se soportan, hacen el amor como dos salvajes, se pelean,se reconcilian, se detestan, se huelen como sólo pueden olerse dos demonios en una covacha hedionda y oscura como sus dos almas juntas.

Lo eterno son las distracciones, el pool, el nuevo tatuador, los perfumes importados que le roba a su madre cuando escasamente vuelve a su casa. Distracción es cortarse bien corto el pelo todos los meses, una cabeza bien rasurada siempre se ve bien,se ve como una skinhead erótica y pacífica. Una trapecista experta en dificultades, una nadadora desnuda en la noche...Distracciones, pérdida de tiempo, loser.

Crisálida se mira en el espejo del bar, nota una nueva arruga debajo del ojo derecho. Casi le gusta envejecer un poco, tiene cara de nena a pesar de la noche, del alcohol, del vagabundeo. A pesar de Juana.Nota que la mira fijo la camarera, le guiña el ojo...Le gusta escandalizar a la gente, le encanta el bardo.




Mónica Pedraza



jueves, 28 de diciembre de 2017

La coincidencia










Fue al supermercado. No tenía mucho dinero en la billetera, su mamá le había dejado lo justo. Sabía que Mayra se gastaba todo en golosinas. Pero no, esta vez sólo el dinero casi contado para comprar la lista del día.



Pasó por la verdulería, la lechuga estaba hermosa. Como una rosa con sus círculos y laberintos. Se la llevó, y los tomates. Bifes y ensalada
dijo su mamá. Lo que más le gustaba era la ensalada, la carne sí, pero el tema es que lavaba los platos y daba asquito lavar esos platos luego de la cena. El olor a sangre la hacía convulsionar.


Se detuvo a leer los nuevos envases que detectó en las góndolas. Cuando lo vió observándola, levantó la vista y allí estaba, alto, con barba, unos treinta y cinco años, tenía una cara angulosa y ojos curiosos con larguísimas pestañas. Se puso nerviosa, él se la hizo fácil y rompió el hielo " Hace frío cerca de las heladeras " dijo.Era cierto , siempre se congelaba y huía de las heladeras. "Te congelan " se animó a decir y se alejó de la góndola. Estaba tan nerviosa que le temblaba todo el cuerpo, "qué boluda que soy ", "Qué tonta ". Sentía la mirada de él en la nuca , en la caja, tenía miedo, terror que él notara que su presencia la había conmocionado. Dijo fuerte " acá tenés " a la cajera, "gracias" y partió.


"Eh , ¿ Qué pasa ? " sintió la voz masculina detrás de ella. Y lo odió, lo odió de veras porque no podía escapar y excusarse, porque tenía que dejar de lado su timidez y contestar, porque tenía ganas de darle la bolsa por la cabeza pero su corazón apresurado le decía que no, que no era bueno para empezar con alguien ser ruda. Pero igual se animó y contestó o preguntó ¿ Siempre estás a la caza de algo ?. La risotada de él lo hizo odiarlo más pero ya está, ya había ganado él. Y ella ya había sucumbido.


"Mayra" dijo y le extendió la mano. Él la acercó y le dio tremendo beso en la mejilla. "Francisco" dijo, todavía riéndose. Se sintió una pueblerina, una mongui y se atrevió lo miró a los ojos y le clavó la mirada como diciendo "a mí ,no ". ¿ Así que venimos al mismo super ? dijo él. Mayra lo observó bien y decidió que había sido una día genial porque Francisco era precioso. Igual le contestó a regañadientes "sí". "Bueno, te dejo porque estoy apurada ". Francisco sacó de su jean una tarjeta y se la dió. "Llamame " o dame tu número...Ella alcanzó a tomar la tarjeta y salir corriendo de allí.

En la tarjeta se leía Francisco López Merino, endocrinólogo y matrícula y demás. Se rió cuando llegó al ascensor " si piensa que lo voy a llamar " " claro , seguro ". Cuando llegó al tercer piso que era su piso, Mayra se insultó por no darle el número. Se desesperó...Y fue unas 7 veces seguidas para encontrárselo en el super. Y no, a distintas horas y no. Cuando ya estaba a punto de darse por vencida, habían pasado unos 15 días lo vio venir de frente y se pellizcó y se sintió refeliz. LO disimuló muy bien y cuando se cruzaron, él sonrió y le dijo "Esperé tanto este momento , no me voy de acá hasta que no me des tu teléfono " o me aceptes un café. "Vos decidí", esta vez no sonreía, se quedó mirándola fijo en espera de su respuesta y Mayra no supo si tenía toda la suerte del mundo o que dos que quieren estar juntos, el azar o qué los reúne. NO es magia, no es ficción, no es sólo deseo, es Amor, insistencia en que eso pase, querer que las cosas sucedan, fluir en coincidencia.

Cuando tomaron un café a dos cuadras de allí Mayra lo acarició con la mirada más hermosa que tuvo y se detuvo en sus manos, sus manos, tan bellas , nudosas y fuertes...Y sintió que era él, que no podía ser otro. Que alguna vez había soñado con él y que ahora lo tenía enfrente y que se le hacía difícil contestar porque estaba totalmente rodeada de la belleza que todos necesitamos para vivir. Y que ésta nos deja mudos por su fragante y elegante presencia.



Mónica Pedraza

martes, 19 de diciembre de 2017

Los indomables (la historia de la Maite y el Xavier)








Hacer las paces con los demonios. Dejar entrar la luz. Al final yo me vine a salvar. Porque acá y afuera no hay nadie. Xavier vino del poblado y llegó con las manos atadas y el cuerpo como hielo.Hace 20 años de eso.

Desde entonces nada cambió ni la hora ni el polvo que se acomodó sobre los muebles y sobre la Vida. Resisto como una yegua loca y sola. Pero pronto llega el invierno. Y ya tengo los huesos secos y quebradizos. Mi pelo es una mata de infierno similar a una felicidad que no tuve.Yo me pegaba a Xavier, lo abrazaba hasta secarlo, lo atravesaba con mi mirada de deseo y él me correspondía con desesperación y amor.Podríamos haber pasado miles de años así de revolcones,afinando colchones , la pasión que nos unía hubiera hecho enrojecer al mismísimo Averno.


Pero llegaron tiempos ajenos y difíciles. Y en la comunión de los perversos nosotros éramos perros a ser domesticados justamente porque éramos indomables.Y eso a los oficiales les resultaba un insulto intolerable. Xavier era el más rebelde, necesitaban callarlo necesitaban un chivo expiatorio de la locura que tenían.Que más que locura era pura maldad. Y le tocó a Xavier.


Cómo se hace para taladrar un párpado con una visión fugaz y escasa de lo que amé, pájaros de melancolía comiéndose mi estómago, mi ser todo, dejándome como un espantapájaro digno de mofa y espanto.


Y entonces los maldigo y les deseo que se le pudran los deseos, que las ratas los devoren en todas las vidas que tengan. Que...


Pero aunque los queme con mi odio lo cierto es esta soledad de acero, esta columna partida de dolor, de muerte en vida...No tener a Xavier es no tener el Aire, es no tener el Fuego, es ser la eterna exiliada. Y caer en toda emboscada, ciega, alienada,sorda, desnuda, desválida.Y no creer más, no tener ya la mínima decisión sobre si acercar el vaso de agua a la boca o levitar finalmente sobre estos minutos vanos, muertos, desangrados. Y alcanzarlo.


Mónica Pedraza


jueves, 14 de diciembre de 2017

Tarea doméstica




Tengo las manos como dos surcos. En carne viva. No hay que quejarse no hay que pedir. Los que sirven no pueden elegir. El olor a lavandina no se va así nomás. Ni es simple sacar la mugre de haber pelado cientos de papas negras.


No hay que hundirse, hay que flotar. Como botecito en río en calma. Y dejar pasar los comentarios desdeñosos. Después de todo la domesticidad es para los marginados, los que se cayeron del sistema y debn asistir a otros que nunca caen.


No hay que tener limitaciones, hay que obedecer siempre, hay que bajar la cabeza y no mirar y seguir adelante.Hay que acostumbrarse al dolor en la cintura, en la espalda y los callos en las palmas...


Hacer y deshacer. Criar y partir. Alimentar, nutrir, limpiar. Sobre todo limpiar.Dejar el mundo nuevo, aseado, domesticado, plano.No abandonar la orilla de la costumbre, del sí señor , del qué necesita señora.


Perderse entre sartenes, lavarropas, mugre ajena, vida ajena. Ajeno todo.Y no alienarse. Seguirse queriendo,vivir de a ratos. Una máquina humana acostumbrada, mansa, tranquila, productiva.



Mónica Pedraza



martes, 5 de diciembre de 2017

Julius








No hay lugar donde esconderse.El silencio es piel.En el desierto todo arde.El escondrijo de la lagartija es oscuro y frío sin embargo. Julius se había ido de la casa de sus padres hace tiempo. Y todavía se sentía en deuda.Una enorme pena le pesaba en el pecho y le impedía ser feliz fuera donde fuera.


Pensaba en su madre, en la larga figura familiar, en la amorosa figura materna siempre presta a auxiliarlo, a brindarse ante cualquier duda que tuviera. Y quizás esa gran devoción de su madre lo terminó lastimando, porque lo dejaba cubierto cuando él quería desollarse y gritar para saber que cosa era eso del dolor, la enfermedad, existir.


Había sido un hijo de la adultez de sus padres y por eso el cuidado, el intenso sermón cuando volvía tarde, temían y temían perderlo. Era como una cruz atravesándolo desde niño.


Por eso un día salió a comprar unos diarios, vio la puerta abierta le dijo a su madre que ya volvía y no regresó...Vio la oportunidad y la tomó.Los llamó a la noche para tranquilizarlos y decirles que había volado del nido, que no se preocuparan. Lo atendió su padre, lo insultó eso de que "mal hijo" y bla bla bla , alcanzó a oir a su mamá sollozar.

La Vida es un círculo, el Tiempo es circular, la alegría es pequeña, el dolor es largo y continuo. Julius podía sentir eso y seguir aún a pesar de eso, del llanto de la madre y el enojo del padre.


Los primeros días debió arreglarse para comer con cualquier trabajito por ahí, siempre caía parado, era alto y bonito. La gente siempre tendía a pensar bien de él en una primera impresión, era educado, muy educado.Hubo noches con derrotas inmensas como batallas perdidas y cuerpos, evolución, regresión,involución, asfixia,cuerdas, noches de disco y enfermedad.Búsqueda de calor, obsesiones, manías. Trabajos, hastío, verguenza y sexo.


Y llegó el amor, Sebastián. Y el intenso sufrimiento y la dicha aparente. Vivieron juntos, demasiado tiempo se dice. Sebastián era interesado, vivía trabajando, frío, frío.

Cuando se conocieron le había parecido hermoso,vital aunque siempre tenía un aspecto de perdido, de fragmentado.Vaya a saber , Sebastián era parco, hablaba lo justo, era intenso a su manera, energético y muy frívolo.El día que se separaron, lo miró a los ojos por última vez y sólo vio vacío, oscuridad, miedo en él. Julius había tratado de todos los modos que Sebastián perdiera el miedo, que se tranquilizara, le hablaba siempre que había un futuro juntos, que no temiera la pobreza, el ridículo...

Imposible. Tarea imposible.

Julius se fue lejos de Sebastián ni siquiera quería estar a metros de él. Viajó mucho solo. Viajar solo ayuda a conocerse a fondo, a agrandar el valor, toda noche fuera, lejos es una noche que podría ser temible pero es experiencia, es capacidad de encontrar fuerzas, estrategias de supervivencia, también es disfrute.

A veces llamaba a su madre para escuchar la voz querida y no contestaba, la escuchaba con atención. Muchas veces cuando cortaba la comunicación lloraba.Se decía que algún día los visitaría, que les diría a sus padres que no se fue por nada en especial sino que quería respirar, equivocarse, saberse solo y sin miedo.


Cierra los ojos, luego de la lluvia hay un arco iris intenso , de los más intensos que ha visto y pide en murmullos algo, algo que ni siquiera llega a escuchar.O que tal vez no quiera escuchar, saber.No pide por Sebastián, sabe que ya tiene compañía. Sus amigos siempre se lo dijeron y nunca les hizo caso. Pide por él mismo, pide un lugar en el mundo donde poder ser un hombre entero, fuerte, íntegro, perderse en alguien que sea magnífico. Pedir imposibles es la manera de exorcizar la noche, el frío, el desierto, las rutas y la tristeza.


Mónica Pedraza